Ultima Hora

Principio de acuerdo por el Brexit

Apenas dos semanas antes de que se cumpla el plazo previsto para la salida definitiva del Reino Unido de la Unión Europea, ambas partes han anunciado el esperado acuerdo que debe poner punto y final al proceso del Brexit.

El presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, y el primer ministro británico, Boris Johnson, han anunciado un principio de acuerdo “justo”, según las palabras del representante europeo, y que podría evitar el temor de un Brexit no pactado y sentar las bases de la “negociación de las futuras relaciones entre la Unión Europea y el Reino Unido”. 

Un acuerdo que, sin embargo, queda supeditado a la soberanía nacional británica. Y es que el texto tendrá que pasar por la Cámara de los Comunes y recibir el apoyo de una mayoría de diputados antes de ser definitivamente aprobado, por lo que respecta al Reino Unido. Johnson, lejos de referirse al rompecabezas que tiene por resolver en el parlamento para que el pacto sobreviva, ha asegurado que el acuerdo “significa que podemos presentar un Brexit real que cumple nuestros objetivos”, en referencia al abandono definitivo previsto para el 31 de octubre. 

Por su parte, el líder de la oposición británica, el laborista Jeremy Corbyn, ha calificado el acuerdo de “insatisfactorio” y ha manifestado que se grupo votará en contra. Escenario al que se suman posibles diputados díscolos del Partidos Conservador de Johnson y otras formaciones, como el Partido Unionista Democrático, de Irlanda del Norte, que ha expresado su falta de confianza en el pacto.

DESENCALLADA LA CUESTIÓN DE LA FRONTERA IRLANDESA

También te puede interesar:
Andrew Brunson: “Las circunstancias extremas son necesarias a veces para llevarnos hacia Dios”

El tipo de frontera que se debía establecer entre la República de Irlanda e Irlanda del Norte ha sido una de las cuestiones que más habían encallado el proceso en las últimas semanas. Finalmente, los negociadores han resuelto una frontera que conserve la libre circulación y el mercado común, es decir, la posibilidad de ventas de un lado de la isla al otro, manteniendo unos aranceles simbólicos para evitar un futuro agujero fronterizo. 

“Hemos logrado encontrar soluciones que respetan completamente la integridad del mercado único, resuelven el tema de la frontera dura [en Irlanda] y funcionan para las empresas y los ciudadanos de la UE y del Reino Unido”, ha señalado el negociador jefe europeo, Michel Barnier.

Por su parte, Johnson ha remarcado que “el nuevo acuerdo asegura que recuperemos el control de nuestras leyes, fronteras dinero y comercio sin disrupción y establece una nueva relación con la Unión Europea basada en el libre comercio y una cooperación amistosa”.

Además de pasar por el filtro del parlamento británico, el acuerdo deberá ser aprobado por los 27 estados miembros de la Unión Europea y por el Parlamento Europeo.