in

Padres de un niño arrojado del tercer piso oran por agresor y liberan perdón

Padres de un niño arrojado del tercer piso oran por agresor y liberan perdón

Emmanuel Aranda (izquierda) arrojó el pequeño Landen Hoffman (derecha) del tercer piso del centro comercial ‘America Mall’, en Minnesota.

Los padres de un niño de 5 años de edad, que fue arrojado desde el tercer piso del centro comercial “Mall of America” (EE.UU.), por Emmanuel Aranda, de 24 años, dijo que su fe cristiana les llevó a perdonar a su agresor niño antes de él de él recibir su sentencia de prisión en el tribunal. El chico sobrevivió a la caída y continúa en recuperación.

Emmanuel Deshawn Aranda, de 24 años, fue condenado a 19 años de prisión tras confesar que cometió el crimen de intento de asesinato en primer grado, al lanzar el 12 de abril, el pequeño Landen Hoffman, de 5 años del tercer piso del centro comercial en el estado de Minnesota, con traumatismo craneal grave y diversos huesos quebrados.

Las declaraciones de los padres del niño fueron leídas durante los procedimientos el lunes, con Aranda rechazando dirigirse al tribunal, informó NBC News.

“Su acto fue cruel y egoísta, usted eligió oír las peores partes de sí mismo ese día”, expresó el padre del niño en su declaración. “Usted escogió el mal por encima del bien, eligió lanzar su odio y dolor sobre mi precioso hijo. Yo quiero que usted sepa que yo te perdono, no porque lo que has hecho fue bueno, no porque yo quiero, sino porque Dios quiere eso de nosotros “.

“No voy a dejarte robar parte de mi familia: no vas a robar nuestro amor, nuestra alegría, nuestra paz. No nos estás tomando nada … Es ahí donde tu impacto sobre nosotros acaba, no vas a quitar nada más de nosotros”.

También te puede interesar:
Modi confecciona un gobierno monocolor y con personalidades del extremismo hindú

En su declaración, la madre de Landen también dijo que perdonó a Aranda porque cree que Dios espera que ella lo haga.

“Usted eligió pensar en sí mismo ese día, en lo que estaba sintiendo y quería hacer con otra persona”, dijo la madre de Landen en una declaración separada, leída por el fiscal. “Estoy triste que haya escogido el camino de la rabia y el odio.”

“Dios va a juzgarlo un día y yo estoy en paz con eso”, afirmó la madre. “Yo lo entrego en las manos de Dios y usted no va a ocupar ninguno de mis pensamientos de nuevo. Terminamos aquí.

investigación

Según la policía, Landen fue arrojado a una altura de 12 metros, en el centro comercial de Minnesota, mientras estaba con la madre frente al ‘Rainforest Café’, en el tercer piso.

Aranda habría jugado al chico por encima del parapeto después de escogerlo aleatoriamente porque él estaba “queriendo matar a alguien” en el centro comercial. Él dijo que planeaba matar a un adulto de pie cerca de la barandilla, pero eligiendo al chico.

La familia de Aranda insistió en que sufre de trastornos mentales.

“Eso es muy triste para nosotros. “Estoy triste también por la familia del niño”, dijo Becky Aranda, madre del agresor, tras la sentencia. “Estoy feliz de que hayan perdonado a mi hijo. Ese es un fardo que fue sacado de nuestros hombros “.

Becky Aranda reveló que la familia de Landen oró por su hijo: “Ellos oraron por él”, dijo ella, añadiendo que espera que Dios tenga misericordia de su hijo.

También te puede interesar:
Tribu africana baila de alegría al recibir Biblias traducidas en su idioma

recuperación

El pequeño Landen ha progresado notablemente en su recuperación, a pesar de la caída devastadora, según una actualización de Mac Hammond, pastor de la iglesia de la familia Hoffman.

Él reveló que una resonancia magnética de cinco horas mostró resultados que los médicos llaman “verdaderamente un milagro”.

“No había evidencia de daños cerebrales … ni había hinchazón en el cerebro”, dijo Hammond a la congregación. “Sin lesión en la médula espinal, sin daño en los nervios, sin lesiones internas que ponen la vida en riesgo. “Hubo algún pequeño sangrado interno que necesitaba ser resuelto”.

“Uno de sus médicos asistentes dijo eso: ‘Eso es realmente un milagro. Es como si hubiera caído de una bicicleta en vez de ser arrojado desde el tercer piso del centro comercial “, agregó.

Una actualización posterior de la página de GoFundMe de Landen -que recaudó más de un millón de dólares- observó que el niño sufrió “complicaciones no fatales de sus heridas, que exigieron procedimientos adicionales para corregir”.

“Estamos agradecidos a Jesús por levantarnos y proporcionar una cura continua. Continuamos contando con sus oraciones y agradecemos mucho por su respeto a nuestra privacidad durante este período difícil “, escribió la familia en una publicación. Con información de Guiame

Evangélico Digital, nominado al Premio Águila

Boxeador cristiano vence el cáncer en una etapa ‘incurable’: “Mayor lucha de mi vida”