Ultima Hora

Mozambique afronta unas elecciones históricas con los evangélicos pidiendo oración por “la paz completa”

Cerca de 13 millones de mozambiqueños están llamados a las urnas este martes para escoger al presidente del país para los próximos cinco años. Una presidencia que desde la independencia, en 1975, ha sido ocupada por el líder del Frente de Liberación de Mozambique (FRELIMO, por su acrónimo en portugués). Y no se esperan grandes cambios  al respecto, puesto que su candidato y actual presidente en funciones, Filipe Nyussi, cuenta con gran parte del apoyo popular.

Así lo demostraba en el mitin de la semana pasada en la Isla de Mozambique, en el que intervino el símbolo del atletismo nacional, María Mutola, y cuya fundación para fomentar el deporte ha mantenido un vínculo de apoyo con el gobierno de Nyussi durante la última legislatura. 

Pero Nyussi no se confía y recuerda que en las últimas votaciones, en 2014, su FRELIMO perdió 47 diputados. Por eso, el presidente en funciones ha pedido más apoyo a los electores asegurando que, la suya, es “la formación política mejor preparada para dar continuidad al desarrollo sostenible e inclusivo del país”. 

UNA VOTACIÓN AMENAZADA POR LA VIOLENCIA

En frente, Nyussi tiene a la formación heredera del movimiento opositor histórico Resistencia Nacional de Mozambique (RENAMO, por su acrónimo en portugués), que conserva una importante influencia en el norte. Con propuestas como una rebaja del IVA del 17% al 14%, o la promesa de incrementar el empleo para la población joven (más del 13% de la población entre 18 y 24 años está desempleada), Ossufo Momade espera conservar el testigo que ha heredado de Afonso Dhlakama, líder hegemónico de la RENAMO fallecido en mayo de 2018 y que firmó un acuerdo de paz definitivo con el FRELIMO en 2014. 

“La RENAMO está en conflicto consigo misma”, asegura a Protestante Digital el presidente de la Convención Bautista de Mozambique, Lourenço Anteiro. “Existe en su seno un grupo de militares que no acepta que hubiese transparencia en la elección de Momade como presidente del partido. Como represalia, a veces crean confusión, matando a personas en los coches que pasan por las carreteras donde se encuentran sus bases. Pero es una situación que está siendo controlada por el gobierno”, manifiesta Anteiro.

También te puede interesar:
Diferentes líderes religiosos se pronuncian sobre la violencia del cártel en Sinaloa

A los episodios violentos atribuidos a los reductos militarizados de la RENAMO, se les suma un historial creciente de ataques de carácter yihadista. Una situación que afecta, sobre todo, a la región norte del país, feudo tradicional de las fuerzas de oposición y donde se concentran la mayoría del 16,5% de musulmanes que habitan el país. “Después de votar, hay que abandonar los centros electorales”, ha asegurado el presidente de la Comisión Nacional de Elecciones, Abdul Carimo, como medida de seguridad planteada.

En este contexto, y según explica Anteiro, los evangélicos piden oración por “la paz completa entre el pueblo mozambiqueño” y por unas elecciones que sean “libres y justas”. 

LAS ELECCIONES INCLUYEN, POR PRIMERA VEZ, A LOS GOBERNADORES REGIONALES

La especial novedad en los comicios consiste en que, por primera vez, los votantes podrán escoger, además del presidente y de los diputados de la Asamblea de la República, a los gobernadores provinciales. Algo que puede determinar diferencias notables en el futuro curso político de Mozambique. “El FRELIMO no podrá vencer en todo el país”, señala Anteiro. “Es muy probable que el presidente Nyussi gane a nivel general. Pero en términos de liderazgo provincial, el FRELIMO no podrá conservar a todos sus gobernadores. Mozambique va a tener provincias gobernadas por partidos de la oposición”, añade. 

Además de la RENAMO, otro actor que se ha consolidado en la Asamblea de la República es el Movimiento Democrático de Mozambique, del hijo del exvicepresidente del FRELIMO Daviz Simango, quien militó entre las filas de la RENAMO. Desde que apareció en la escena política nacional con ocho diputados, en 2009, ha seguido robándole votos a los dos partidos convencionales. 

También te puede interesar:
El Partido Popular de Suiza gana unas elecciones en las que los verdes hacen historia

Una situación de la que Anteiro dice sentir que se está “entrando en un periodo de grandes desafíos, una vez que el partido en el gobierno reduzca su alcance e influencia”. “No sabemos qué va a significar eso para el partido en el poder y el futuro de Mozambique”, subraya respecto a la nueva posibilidad de que en una provincia gane un candidato que no sea del FRELIMO. 

“NINGÚN PARTIDO SE PRONUNCIA EN CONTRA O A FAVOR DE LOS CRISTIANOS”

“La búsqueda de la paz duradera, una misión que compromete a todos, pide un trabajo arduo, constante y sin tregua”, señalaba el papa Francisco ante un grupo de autoridades civiles de Mozambique durante su viaje oficial al país, a principios de septiembre. 

La cristiana es la religión con la que se identifica más de la mitad de la población, y de ella, más de la mitad lo que hace con la católica romana, según Joshua Project. Los evangélicos reúnen al 13% de los mozambiqueños y constituyen el cuarto grupo de población en número de personas, por detrás de las religiones étnicas y de los musulmanes. “Ningún partido se pronuncia en contra o a favor del evangelio de Jesús, o del islam o de los cristianos. Las iglesias y las mezquitas son respetadas por el momento”, afirma Anteiro. “Tal vez por esta cuestión, los evangélicos todavía no se han reunido para tratar la cuestión de su intervención en el proceso de las elecciones o en el área política”, remarca. 

En este sentido, y según indica el presidente de la Convención Bautista de Mozambique,  la única presencia evangélica en la política nacional pasa por “la influencia de algunos pastores en el liderazgo político y en su partidos para ser moderados y pacificadores”.