Ultima Hora

Los albaneses están “emocionalmente conmocionados” tras el terremoto

Un terremoto ha sacudido este sábado la parte central de Albania. Se trata del temblor más fuerte registrado en los últimos treinta años registrado en el país. La ciudad portuaria de Durres ha sido el epicentro, pero el seísmo, de 5,6 grados en la escala de Richter, ha afectado también a la capital, Tirana.

Cientos de personas han tenido que abandonar sus hogares y buscar refugio en las calles y los parques. Según el Ministerio de Interior, un centenar de casas y apartamentos han sufrido derribos y daños severos. Además, también han quedado afectadas algunas viviendas en las áreas rurales. Los servicios de emergencias han atendido a 68 personas heridas. 

Fuentes oficiales también apuntan a afectaciones graves en, al menos, 34 escuelas y 10 universidades. Todavía no se ha informado de daños en ninguna iglesia evangélica. “El trauma que el terremoto ha dejado es grande”, ha explicado Ylli Beqiraj, un cristiano albanés. “Los niños son los más afectados y se sienten inseguros. Todavía se pueden sentir pequeños temblores durante la noche, aunque de menos intensidad, y la predicción oficial es que desaparecerán en los próximos días”, ha remarcado. 

“LA GENTE SALÍA CORRIENDO DE LOS EDIFICIOS”

“El terremoto ha sido fuerte” pero “no se ha registrado ninguna muerte”, ha confirmado el presidente de la Alianza Evangélica Albanesa (Vush), Ylli Doçi. “Si hubiese sido otro día, en lugar del fin de semana, hubiera sido una tragedia porque las partes de yeso y ladrillos que han caído delante del edificio de la Facultad de Geología podrían haber matado a muchos estudiantes que se reúnen en la puerta donde han caído los escombros”. 

También te puede interesar:
Mozambique afronta unas elecciones históricas con los evangélicos pidiendo oración por “la paz completa”

El temblor “ha causado mucho pánico y problemas de circulación, con multitudes de personas que salían corriendo de los edificios”. “Las clases escolares han sido canceladas durante un día a causa de la conmoción emocional que han experimentado los niños”, ha asegurado Doçi.

“UNA OPORTUNIDAD PARA REFLEJAR EL SENTIDO DE LA VIDA”

“Creo que ha sido una buena oportunidad para reflejar el sentido de la vida y del amor”, ha señalado Doçi, “con el potencial de acercar a las personas entre sí y a Dios”. 

Amarildo Preni, miembro del equipo de la Sociedad Bíblica en Albania, también ha hablado de “mucha gente que ha decidido pasar la noche fuera, refugiándose en estadios y parques”. Él está de acuerdo con que lo que ha pasado puede conducir a muchos a pensar acerca de la fragilidad de la vida. “Una cosa que hemos oído y visto en la televisión, las redes sociales y los periódicos es que mucha gente hablaba sobre Dios, sobre su poder y protección”, apunta.