Katy Perry es condenada por copiar una canción de rap cristiano en “Dark Horse”

La cantante estadounidense Katy Perry fue condenada por un jurado de Los Ángeles (EEUU) por haber copiado una canción de rap cristiano para su exitoso tema “Dark Horse“, informó este martes el medio especializado The Hollywood Reporter.

Marcus Gray, que bajo el alias Flame se ha especializado en el rap de temática cristiana, denunció en 2014 a Perry y su equipo creativo por presuntamente haber plagiado su tema “Joyful Noise”.

Esta canción, incluida en el disco “Our World: Redeemed” (2008) de Flame, tiene un ritmo y una base muy similares al éxito de Perry “Dark Horse”, tanto que el rapero estadounidense decidió llevar a esta estrella del pop y a su equipo ante los tribunales.

Además, “Dark Horse” fue uno de los platos fuertes del espectáculo de Perry en el intermedio de 2015 del Súper Bowl, la gran final de la Liga Nacional de Fútbol Americano (NFL) y que es uno de los acontecimientos mediáticos más importantes cada año a nivel mundial.

En la gestación de “Dark Horse” participaron los famosos productores musicales Dr. Luke y Max Martin.

Tanto Perry como el resto de músicos, compositores y productores involucrados en la creación de “Dark Horse” aseguraron en el juicio que jamás habían escuchado la canción “Joyful Noise” de Flame.

La decisión sobre este caso llegó de manera unánime por parte del jurado tras un juicio que duró una semana.

Katy Perry y su equipo deberán pagar 2,78 millones de dólares por plagio

Un jurado de Los Ángeles (EEUU) dictaminó este jueves que la cantante estadounidense Katy Perry y su equipo deberán pagar un total de 2,78 millones de dólares por plagiar una canción de rap cristiano para su exitoso tema “Dark Horse”.

También te puede interesar:
Entidades cristianas denuncian persecución en Colombia

Según informaron medios de comunicación locales, la artista tendrá que pagar 550.000 dólares de su bolsillo, mientras que el resto será pagado por su sello discográfico, Capitol Records, y otros colaboradores.

La suma de dinero se destinará a compensar al cantante Marcus Gray,quien bajo el alias de Flame se especializó en el rap de temática cristiana y denunció en 2014 tanto a Perry como a su equipo creativo por presuntamente haber plagiado su canción “Joyful Noise”.

El artista reclamó en su demanda que, de considerarse un plagio, tenía derecho a recibir los beneficios logrados por el tema de Perry, que se estimaron en unos 40 millones de dólares. Pero la defensa de la estrella argumentó que habría que restar a esa cantidad los costes de producción, grabación y explotación, entre otros.

Finalmente, el jurado de Los Ángeles estimó la compensación en 2,78 millones de dólares, tras considerar a principios de esta semana que efectivamente se produjo un plagio.

A los 105 años, la anciana continúa predicando cada semana: “Jesús primero”

Back to Top