Ultima Hora

Justin Trudeau gana las elecciones en Canadá pero pierde apoyo popular

Canadá ha otorgado un nuevo voto de confianza a Justin Trudeau, aunque con más prudencia que en 2015. Entonces, el líder del Partido Liberal se presentaba a las elecciones desafiando la política convencional y con unos aires de renovación que le garantizaron la mayoría absoluta parlamentaria. Cuatro años después, ha perdido 28 diputados y se ve obligado a negociar para gobernar. 

Diferentes escándalos, como la publicación de una fotografía de su juventud en la que aparece maquillado como si fuera negro, además de su inacción en algunos temas candentes, como la venta de armas a Arabia Saudí, o el posicionamiento favorable al gobierno de Donald Trump en momentos de tensión internacional, como con la detención de la directora financiera de Huawei, han repercutido negativamente en la popularidad de un mandatario que, por el contrario, ha reivindicado la acogida de refugiados y la lucha contra el cambio climático. 

Trudeau, que se ha mostrado satisfecho tras conocer los resultados, ha manifestado que “los canadienses han rechazado los recortes y la austeridad y han votado a favor de un programa progresista y de una acción fuerte contra el cambio climático”. 

LOS QUEBEQUESES, GRANDES GANADORES

La pérdida de la mayoría obliga a Trudeau a buscar apoyo entre las diferentes fuerzas que han obtenido representación parlamentaria. Es poco probable que lo consiga de su principal antagonista, el Partido Conservador de Andrew Scheer. A pesar de haber recuperado 22 escaños, se han quedado con 121 y, por tanto, lejos de los 157 del Partido Liberal. Sin embargo, Scheer ha manifestado que “el liderazgo de Trudeau está dañado y su gobierno acabará pronto”. 

También te puede interesar:
El Partido Popular de Suiza gana unas elecciones en las que los verdes hacen historia

Lejos de Trudeau se sitúa también el gran ganador de la noche electoral, el Bloque Quebequés de Yves-François Blanchet, que ha pasado de 10 a 32 escaños, pero que ha dejado claro que “no quiere participar” de un gobierno de coalición, aunque sí podría dar apoyo a iniciativas parlamentarias concretas. 

Con quien Trudeau tiene más papeletas para conseguir una negociación exitosa es con el derrotado Nuevo Partido Democrático, que ha perdido la mitad de sus diputados descendiendo hasta los 24. En caso de que las negociaciones se materializasen en un acuerdo, sería la primera vez que se produce un gobierno de coalición en la historia de Canadá.