Noticias Cristianas » Ultima Hora » El pastor de la iglesia de Wuhan dice que el coronavirus es una “oportunidad para glorificar a Dios”

El pastor de la iglesia de Wuhan dice que el coronavirus es una “oportunidad para glorificar a Dios”

Huang Lei

Una iglesia en Wuhan, China, testificó recientemente la gracia de Dios en medio del brote de coronavirus que ha infectado a 90,000 personas y mató a 3,100 personas en todo el mundo.

El pastor principal de The Root and Foot Christian Church (RFCC) Huang Lei decidió quedarse en la ciudad para cuidar a su rebaño cuando apareció la enfermedad por primera vez, y le dijo a International Christian Concern que el fruto de su decisión ha sido una oportunidad para dar testimonio de la realidad. del evangelio

“La neumonía de Wuhan (oficialmente conocida como COVID-19) es un desastre rara vez visto en la historia humana, pero todo presenta una oportunidad para glorificar a Dios”, dijo. “Esta epidemia nos brinda la oportunidad de introspectar nuestra fe, reflexionar sobre nosotros mismos, fortalecer nuestra vida espiritual y depender de Dios”.

Miembros de la iglesia han salido a la ciudad en grupos de diez para entregar máscaras y suministros médicos a los enfermos, testificando que incluso los oficiales de policía han reconocido la necesidad de elevar la oración sobre Wuhan.

China ocupa el puesto 23 en la Lista Mundial de Vigilancia de Open Doors USA, pero está desarrollando el “sistema de persecución para el futuro”, según el CEO de Open Doors, David Curry.

Al hablar sobre la realidad, el pastor dijo: “Quizás la situación real es más grave y compleja de lo que podemos imaginar, pero sabemos que nuestro Dios todavía reina al sentarse como un rey frente al diluvio, y creemos que lo hará. salvar a su pueblo. No importa las circunstancias, la promesa de nuestro Dios no cambia. Sus bendiciones son duraderas y compasivas “.

El pastor Huang esperaba que los creyentes presenciaran el amor de Dios, la Palabra de verdad, y lo vivieran con sus vecinos y amigos durante este período especial.

En este punto, leyó un pasaje de 2da Crónicas 7: 13-15: “Si callo el cielo para que no llueva, o si ordeno a las langostas que devoren la tierra, o si envío peste entre mi pueblo, y Si mi pueblo, que es llamado por mi nombre, se humillará, orará, y buscará mi rostro, y se apartará de sus malos caminos; entonces oiré del cielo, perdonaré su pecado y sanaré su tierra. abrirá mis ojos y escucharé las oraciones ofrecidas aquí “.

El brote ha afectado las reuniones normales de las iglesias. El pastor Huang dijo que si bien en los últimos tiempos había sido difícil reunirse para adorar, tener comunión santa y orar y alabar, los creyentes “pueden continuar alabando a Dios, quien siempre es digno de nuestra alabanza, en sus propios hogares y hogares. en diferentes lugares … En el sombrío entorno actual, es posible que no podamos salir de la ciudad de Wuhan, pero tenemos una manera de estar cerca de nuestro Señor y nuestro Dios, y necesitamos la protección, la sabiduría y la capacidad del cielo de Jesucristo nuestro Señor y Padre “.

El pastor también instó a los fieles a no perder el corazón al pánico citando Josué 1: 9: “Cuando la gente esté asustada, los hijos de Dios se levantarán y bloquearán el brote con nuestras oraciones; creemos que todo en el mundo vendrá pasar, por lo que esta plaga pasará inevitablemente. Pero la autoridad de Dios, dada a sus hijos en esta plaga para bloquear el brote de la ciudad, nos permitirá presenciar la gloria de Dios y bloquear la propagación de esta plaga “.

“Con suerte, los hermanos y hermanas de la Iglesia Xiashang se inspirarán en pequeños grupos, leerán la Biblia juntos y orarán juntos, buscarán juntos el rostro de Dios, fortalecerán sus vidas en la Palabra de Dios, se construirán mutuamente en las palabras de Dios, ayudarse y ayudarse mutuamente cuando la situación lo permita “, dijo el pastor Huang, y agregó que si hubiera dificultades en la familia de los creyentes, o hermanos y hermanas que no tienen un automóvil para moverse, pueden decirle al jefe de la iglesia diácono para que la iglesia pueda ayudar, “porque nuestro Dios es el Dios que está con nosotros todo el tiempo”.

El pastor Huang finalmente le dio a la congregación un verso prometedor: “Vamos, vamos al Señor. El que nos separa también nos sanará. Nos lastima y nos vencerá”. (Oseas 6: 1).

– Traducido por Charlie Li