El debate migratorio, en el horizonte del nuevo gobierno en Italia

Los efectos de la conformación de un nuevo gobierno en Italia no se han hecho esperar en el tema migratorio. Mientras el ex ministro del Interior Matteo Salvini ha sido acusado de difamar a Carola Racke, comandante de la nave Sea Watch 3, el consejo de ministros ha impugnado en su primera sesión una ley de la Región Friuli porque contiene algunas disposiciones discriminatorias hacia los extranjeros (la propuesta fue hecha por el nuevo ministro de Asuntos regionales Francesco Boccia). 

En tanto, en Calabria el ex alcalde de Riacci, acusado de favorecer la inmigración ilegal, ha podido retornar al pueblo, a su casa, a sus amigos, después de casi un año de exilio. En la mañana del 5 de septiembre el tribunal de Locri le ha levantado la prohibición de habitar en la localidad calabrese.  “Estoy contento -ha declarado Lucano- de retornar a Riace. Como primera cosa iré a ver a mi padre, que no se encuentra bien. Me propongo continuar haciendo el bien y ayudar a quienes llegarán aquí como refugiados”. 

CONTRA EL ‘DECRETO SALVINI’

También el jueves 5 la Diaconía de la Iglesia Evangélica Luterana en Italia (CELI) se dirigió al nuevo gobierno reclamando la atención de varios temas, entre ellos el cuidado del medio ambiente, el respeto a los derechos humanos y la modificación del decreto de seguridad conocido como “decreto Salvini”, así como el empeño en lograr una modificación sustancial del Reglamento de Dublín para hacer frente al fenómeno de la inmigración junto a los otros estados europeos.

“A la luz de la formación de un nuevo Gobierno de la República italiana, la Diaconía de la Iglesia Evangélica Luterana en Italia dirige una recomendación especial tanto presidente del Consejo de ministros, Giuseppe Conte, como a todo el Gobierno a fin de que los programas elaborados en esta última hora, en materia social y humanitaria, sean centrales para la acción política”, se lee en el texto emanado de la iglesia luterana.

También te puede interesar:
“Debería reportarse la manera en la que cualquier persona es acusada de blasfemia sin pruebas”

“Ser pequeños no exonera de la responsabilidad y del deber de ocuparse en primera persona del prójimo en dificultad”, dice la Iglesia Evangélica Luterana, que se describe a sí misma como “pequeña y fuertemente dedicada a numerosos proyectos sociales y humanitarios concretos, a nivel nacional y local, tanto sola como en red con otras iglesias y organizaciones”.

ACOGIDA

Por estos motivos la CELI solicita al nuevo gobierno que se ocupe en “proyectos concretos para la salvaguarda del ambiente; de poner una atención particular a todos aquellos elementos discriminativos que contrastan con los valores de la Constitución italiana. Y es en este sentido que se auspicia la modificación de los últimos dos decretos de seguridad en cuanto han desnaturalizado los aspectos de acogida e integración que existían previamente, han eliminado la protección por motivos humanitarios y, frecuentemente, han puesto en gran riesgo el derecho inviolable a la vida de las personas”.

Al mismo tiempo, comprendiendo la gran dificultad que deberá afrontar el Gobierno italiano, prosigue el texto, “en la convicción de que la solidaridad debe inspirar nuestras acciones comunitarias, animamos al diálogo con todos los países europeos a fin que -con un espíritu justo, firme y solidario- se pueda llegar a una modificación del Reglamento de Dublín que permitirá a los europeos hacer frente juntos al fenómeno de la inmigración con proyectos a breve, medio y largo plazo”.

La Iglesia Evangélica Luterana en Italia agrupa a 15 comunidades distribuidas sobre todo el territorio de la península. Siendo pequeña, esta denominación es muy activa en muchos ámbitos de la sociedad. Se ocupa de temas como la ayuda inmediata a inmigrantes y personas necesitadas, la igualdad de oportunidades, la salvaguarda del medio ambiente, la lucha contra la discriminación.

También te puede interesar:
El gobierno de Hong Kong retira el proyecto de ley por el que comenzaron las protestas

RESPONSABILIDAD COMPARTIDA

Analizando la dimisión de Conte, el secretario general de la Alianza Evangélica Italiana, Leonardo de Chirico, hacía un análisis de la situación con respecto a la inmigración. “Toda la cuestión se ha convertido en un tema de identidad, una cuestión de blancos y negros, una cuestión de vida o muerte, en lugar de ser tratada como una cuestión humanitaria y, por lo tanto, política. Toda la cuestión de la inmigración ha sufrido esta degeneración”, explicó De Chirico en entrevista con Protestante Digital. 

“También es cierto que las organizaciones de caridad católica y seculares han explotado a los migrantes para su propio negocio, creando en la opinión pública una actitud escéptica y reaccionaria contra esta cuestión”, añade. “El episodio del Open Arms pone en evidencia que lo que está faltando es una visión y un liderazgo europeos, y no sólo italianos, capaces de gestionar este tema”.

El gobierno de Hong Kong retira el proyecto de ley por el que comenzaron las protestas

20.000 caminan en silencio contra la imposición de la ley del aborto en Irlanda del Norte