in

El 58% de los franceses se consideran no religiosos

Francia, un país conocido por su secularismo, está experimentando cambios importantes en su paisaje espiritual.

La influencia tradicional católica, protestante y judía está en fuerte declive. Pero el crecimiento de los ciudadanos “no religiosos” se contrasta con el crecimiento de “otras religiones”, que ya representan el 10% de la población total, según los datos recopilados por los sociólogos Claude Dargent y Olivier Galland, publicados por la revista francesa Le Point.

Aunque el 32% de los adultos franceses se identifican como católicos romanos, solo el 7% asiste a misa al menos una vez al mes (fue del 9% en 2008 y del 17% en 1981). Hace cuarenta años, los católicos eran mayoría de más del 70% de la población.

Una de las cifras que ayuda a explicar este colapso es que solo el 3% de las personas de 18 a 29 años se identifican como católicos practicantes.

Mientras tanto, el porcentaje de franceses que practican “otra religión” se ha triplicado en las últimas cuatro décadas. En 1981, eran el 3% de la población, ahora representan el 10%.

ISLAM Y EVANGÉLICOS, MINORÍAS RELIGIOSAS MÁS FUERTES

El islam es la religión minoritaria más fuerte en Francia, seguida por el 6% de la población.

Los cristianos evangélicos han crecido hasta convertirse en el 1,6% de la población, según los datos de Darent y Galland.

Ocho de cada diez iglesias evangélicas en Francia se abrieron después de 1970, alcanzando la cifra récord de 2.200 en 2017. El crecimiento del cristianismo evangélico en todo el territorio francés ha sido constante en los últimos 20 años, según confirmó el Consejo Nacional de Cristianos Evangélicos (CNEF).

También te puede interesar:
Evangelista predica para condenados a muerte: “El Evangelio brilla en lugares tristes”

LA NUEVA MAYORÍA ES NO RELIGIOSA 

El número de personas que no se identifican con ninguna religión en Francia ha aumentado a un 58%, en comparación con el 27% de hace cuarenta años. Este grupo social no es homogéneo, ya que incluye ateos (21%, la mayoría de ellos, hombres), pero también agnósticos o deístas.

Curiosamente, haber completado la educación superior o vivir en una ciudad ya no se correlaciona con un mayor rechazo de la religión. Según los sociólogos, “las grandes aglomeraciones son más religiosas que el resto del territorio francés”.

Otra cifra sorprendente es que el número de personas que oran todos los días ha aumentado de 12% en 1998 al 14% en la actualidad.

Viuda de 85 años se ve obligada a abandonar el apartamento por evangelizar a los vecinos

Mujer se convierte al ver a cristianos en Corea del Norte: “Ellos alaban mientras los torturan”