Ultima Hora

Despiden a una actriz londinense por un antiguo mensaje en Facebook sobre Biblia y homosexualidad

Seyi Omooba, una joven actriz londinense de 25 años teme que su carrera profesional se haya visto truncada después de ser despedida por un ‘post’ en Facebook de 2014 en el que decía que no cree que “se nazca siendo gay” y que los cristianos “no deberían tergiversar la Biblia en temas relacionados con la homosexualidad”.

Omooba, formada artísticamente en la academia de artes Mountview, había sido anunciada como protagonista de la obra de teatro El color púrpura, escrita por la ganadora del Premio Pulitzer Alice Walker, y llevada al cine por Steven Spielberg en 1985. La actriz iba a interpretar al personaje principal, Celie, una adolescente afroamericana abusada por su padre y posteriormente esclavizada.

Anteriormente, la artista londinense, hija de un pastor evangélico, había actuado en el Teatro Nacional y en West End, con críticas positivas de la prensa especializada, que la han definido como “alguien a quien seguir en los próximos años (…) con una voz gospel feroz”, y “capaz de captar el corazón de los personajes”.

Horas después de que las compañías de teatro de Leicester Curve y Birmingham Hippodrome anunciaran reparto final, otro actor que Omooba no conocía personalmente compartió en Twitter un mensaje escrito por ella en 2014, en el que exponía su visión sobre la homosexualidad. 

OMOOBA EN 2014: “DECIR LA VERDAD SOBRE LA BIBLIA Y HOMOEXUALIDAD”

“Algunos cristianos han malinterpretado totalmente el asunto de la homosexualidad, y han comenzado a tergiversar la palabra de Dios”, escribía la entonces joven de 20 años. “Es evidente que lo que dice la Biblia en 1ª de Corintios 6:9-11”, seguía, citando también Génesis 2:24. “Creo que todos pecamos y caemos en tentación, pero es al pedir perdón, arrepentirnos y recibir la gracia de Dios que podemos superar la prueba y vivir como Dios nos ordenó”. 

Omooba añadía: “No creo que se nazca siendo gay, y no creo que la práctica homosexual esté bien. Aunque la ley de este país la considere legal, sigo pensando que no es correcta”. Pero decía también que “Dios ama a todo el mundo, y porque Él no esté de acuerdo con tus decisiones no significa que ya no te ame”. Terminaba su ‘post’ diciendo que se sentía “cansada de un cristianismo tibio”, y animaba a los creyentes a “amar a las personas pero también a decir la verdad de la Palabra de Dios”.

También te puede interesar:
El Partido Popular de Suiza gana unas elecciones en las que los verdes hacen historia

POLÉMICA EN REDES SOCIALES Y DESPIDO

Tras recibir las críticas de otros actores del mundo del teatro en Londres, la polémica se hizo viral, llevando a acusaciones de “homofobia”, “fanatismo” y llamamientos a boicotear la obra de teatro. Algunos de sus críticos aducían que el personaje que iba a interpretar había sido interpretado en algunas ocasiones como lesbiana, y que por tanto, ante la supuesta “hipocresía” de la actriz, la “comunidad LGBT merece una explicación inmediata”. Omooba clarificó que ella no consideraba que el personaje, ambientado a principios del siglo XX, fuera un personaje LGBT, pero que aún si lo fuera, no iba a renunciar a su comprensión bíblica sobre la sexualidad. 

Tras unos días de silencio, la compañía de teatro anunciaba en un comunicado, que “tras una reflexión cautelosa” en base a “la preocupación expresada ampliamente y de forma significativa” por muchos, se había decidido que Seyi Omooba dejara de formar parte de la obra de teatro. Poco después, su agente artístico también rompía con la actriz, alegando que la confianza en ella se había visto “irremediablemente erosionada”.

RECHAZO PROFESIONAL POR “HOMÓFOBA”

Tras los ataques en las redes y el posterior despido, en marzo 2019, Seyi Omooba trató de buscar trabajo en otras compañías del mundo del teatro, pero se encontró con puertas cerradas, y una sensación de haber sido puesta, en sus propias palabras, en una “lista negra”. Según explica, recibió negativas a ser contratada en las que se argumentaba que debía “volver al sentido común y abandonar la ideología en la que has sido criada [en referencias al cristianismo]”, o reconocer que “la homofobia es ilegal, no una cuestión de fe”.

Ahora Omooba ha decidido emprender acciones legales contra Curve e Hippodrome por discriminación religiosa, apoyada por el Centro Legal Cristiano (una grupo de abogados especializado en casos de libertad religiosa). La compañía ha reaccionado ofreciéndole un acuerdo económico que incluye pagarle el sueldo de la obra que iba a interpretar. 

También te puede interesar:
Comienzan a contarse cristianos entre las víctimas por el ataque de Turquía al Kurdistán sirio

Omooba ha rechazado la oferta: “No se trata del dinero, o de mi cara – se trataba de contar la historia de Celie, porque la interpretación es lo que yo amo”. Y añadía: “La gente me conoce saber que no es odio lo que sale de mi fe, sino amor. Aun así, el teatro y la agencia me colocaron ante la decisión de perder mi carrera o renunciar a mi fe. Pero no podía hacer esto último, aunque fuera para salvar una carrera profesional que significa mucho para mí”.

El deseo de Omooba, explicaba en una entrevista con el Centro Legal Cristiano, es “una sociedad más abierta en ambos lados del debate, en el que se acepta que muchos cristianos no creen que la práctica homosexual sea adecuada. Aunque hay diferencias en nuestras creencias, debemos actuar con más amor unos con otros, entendernos más los unos a los otros. (…) Nadie debería ser tratada como yo por expresar su fe”.

“LUCHAREMOS PARA QUE SE HAGA JUSTICIA”

Andrea Williams, del Centro Legal Cristiano, explicó que defenderán a la joven actriz londinense porque es “un caso más en el que cristianos son acosados por su fe hasta ser echados de su carrera profesional”. Lamentablemente, “este caso lanza un mensaje peligroso a los cristianos, no solo en el ámbito del teatro, sino en toda la sociedad, que si te identificas y expresas una cosmovisión bíblica, vas a ser castigado y debes renunciar a tu carrera profesional”.

“Estamos determinados a luchar para que se haga justicia en este caso”, concluyó.