Ultima Hora

Condena unánime al supremacismo blanco tras los ataques en Estados Unidos

Estados Unidos ha vivido un fin de semana de angustia y dolor por las masacres ocurridas en Ohio y Texas, donde 39 personas fueron asesinadas por dos atacantes armados con fusiles de asalto.

El ataque en El Paso, Texas, fue efectuado por Patrick Crusius, un joven de 21 años que dejó un manifiesto en el que explicaba su motivación para viajar nueve horas hasta llegar a la ciudad de mayoría hispana e intentar matar a cuantas más personas pudiera durante su ataque.

En el manifiesto, Crusius reflejaba su odio hacia los extranjeros, en particular hacia los hispanos, que según su perspectiva estaban invadiendo el país.

El acto de Crusius, metódicamente planificado, recordaba a los ataques ocurridos en Charleston, Noruega o Nueva Zelanda, donde el perpetrador manifiesta ideas relacionadas con el supremacismo blanco, racismo, así como la justificación de una defensa del territorio y la cultura de una supuesta invasión exterior.

En 2018, 39 de los 50 asesinatos por extremistas políticos, según los datos de la Anti Defamation League, fueron cometidos por supremacistas. Otros ocho correspondieron que individuos con ideología anti-gobierno.

A lo largo de los últimos diez años en Estados Unidos, la ultra derecha es responsable de más del 70% de los asesinatos vinculados al extremismo. “La violencia de la extrema derecha es nuestra mayor amenaza”, escribió Jonathan Greenblatt, responsable de la citada organización. “Los números no mienten”, subrayó.

CONTROL DE ARMAS

El otro ataque que se produjo en Ohio fue causado por Connor Betss, otro joven de 24 años, que murió al ser abatido por la policía durante el ataque.

También te puede interesar:
Estados Unidos anuncia la muerte del líder de Estado Islámico

Aunque ambos jóvenes adquirieron sus fusiles de asalto legalmente y sin ningún impedimento, el debate sobre el control de armas no ha llegado todavía al primer plano político.

MENSAJE DE TRUMP

“Con una sola voz, nuestra nación debe condenar el racismo, la intolerancia y la supremacía blanca. Estas siniestras ideologías deben ser derrotadas. El odio no tiene lugar en Estados Unidos”, expresó el presidente.

Durante el fin de semana se levantaron multitud de críticas hacia el presidente, sobre todo relacionadas con su lenguaje agresivo y algunos de los mensajes que ha lanzado en la campaña presidencial.

En el mensaje televisado, Trump ha querido desmarcarse de cualquier vinculación con ataques racistas o supremacistas. Criticó que la sociedad actual “glorifique la violencia” de forma tan extensiva a través de la cultura audiovisual, lo que en su opinión está influenciando negativamente a los jóvenes.

En cuanto al control de armas, el debate en profundidad no parece abordarse, aunque Trump expresó su intención de que los congresistas puedan trabajar en medidas que permitan algún control en el acceso a las armas que evite que personas con desequilibrios mentales puedan adquirirlas.

REACCIÓN DE EVANGÉLICOS

Decenas de líderes evangélicos han mostrado su dolor por los ataques. Muchos líderes además han condenado las motivaciones racistas y supremacistas detrás del ataque en El Paso.

 Ronnie Floyd, presidente de la Convención Bautista del Sur (la mayor denominación evangélica del país) pedía a todas las congregaciones que tuvieran tiempos de oración específicos por lo ocurrido en Dayton y El Paso.

Este domingo muchas iglesias tuvieron tiempos de oración específicos por lo ocurrido en El Paso y Dayton. / SBC

En su convención anual celebrada en junio, la Convención Bautista aprobó una declaración oponiéndose al supremacismo blanco, racismo y cualquier otra forma de odio.

También te puede interesar:
Andrew Brunson: “Las circunstancias extremas son necesarias a veces para llevarnos hacia Dios”

Samuel Rodríguez, presidente del la Conferencia Nacional de Líderes Cristianos Hispanos (NHCLC), envió un mensaje a los líderes políticos para que “demócratas y republicanos, de una vez despoliticemos el debate sobre inmigración y adaptemos un enfoque basado en hechos, tanto en este como en otras cuestiones que nos dividen”. Además hizo un llamado a que “nos comprometamos como personas de fe a amar al otro, y orar para que Dios sane nuestra nación rota”.

El pastor Ed Stetzer reflexionaba sobre las palabras de Trump, esperando que “estas puedan llevar a un cambio real, que estas ideas puedan también significar un cambio en sus palabras y tuits en el futuro”.

ENCUESTA

Supremacismo blanco

¿Es el supremacismo blanco un problema global?

VER MÁS ENCUESTAS