Ultima Hora

Comienzan a contarse cristianos entre las víctimas por el ataque de Turquía al Kurdistán sirio

El noroeste de Siria se ha convertido en escenario de intensas violencias tras el inicio de la invasión de su territorio kurdo por parte de Turquía. Los bombardeos turcos sobre la ciudad de Qamishli y sus alrededores ya han provocado desplazamientos masivos de personas y también muertes.

Entre los fallecidos se cuentan, al menos tres cristianos siríacos, según ha informado la organización En Defensa de los Cristianos (IDC, por sus siglas en inglés). “Los ataques son generalizados”, ha explicado el presidente del Consejo Nacional (cristiano) Siríaco de Siria, Bassam Ishak, a la Radio Nacional Pública de Estados Unidos. “Están apuntando hacia las zonas residenciales en Qamishli, donde vive gente de diferentes trasfondos religiosos. Pensamos que es un mensaje para que los kurdos y los cristianos de la zona se vayan, de manera que Turquía pueda repatriar a los refugiados sirios. Es una forma de limpieza étnica”, ha añadido Ishak.

La situación ha generado una cadena de reacciones diplomáticas a nivel internacional que han estrechado el cerco al gobierno de Recep Tayyip Erdogan. Varios países de la Unión Europea, como Alemania, Francia o España han frenado la venta de armas a Turquía. También tropas leales a Bashar Al-Ásad han ocupado posiciones en la zona para dar apoyo a las milicias de la Federación Democrática del Norte de Siria. Rusia tampoco ha quedado al margen y ha enviado militares a la región para hacer de muro de contención entre turcos y sirios (leales al régimen), ambos aliados de Moscú.

La principal sorpresa la ha protagonizado Estados Unidos, que accedió a la ocupación turca del Kurdistán sirio después de anunciar la retirada de sus tropas sobre el territorio, pero que ahora ha decidido aumentar los aranceles sobre el acero turco hasta el 50%.

También te puede interesar:
Diferentes líderes religiosos se pronuncian sobre la violencia del cártel en Sinaloa

LOS CRISTIANOS SIRIOS PIDEN ORACIÓN

En una nota informativa, la agencia de prensa Middle East Concern matiza que “la campaña (de Turquía) no parece estar motivada por un agenda religiosa específica y hay poca evidencia para sugerir que los cristianos sean un blanco específico”. Sin embargo, según señalan, “los cristianos son profundamente afectados, junto con otras comunidades de la región”. “Los bombardeos han producido múltiples víctimas, más de veinte aldeas han sido atacadas hasta ahora y decenas de miles han huido de la región”, añaden.

Sobre la repatriación de los refugiados sirios que se encuentran en suelo turco, desde la agencia coinciden con el relato de Ishak, y temen que éstos “constituyan un programa intencional de ‘ingeniería demográfica’ en la región, con la intención de impulsar la presencia árabe sunita en detrimento de los kurdos y otras comunidades como las cristianas”. Una preocupación que, en el caso de los cristianos kurdos no solamente apunta hacia Turquía, sino que también se muestran “preocupados de que elementos dentro de las fuerzas kurdas y sus aliados de la oposición siria estén persiguiendo intereses islámicos que son hostiles no solamente hacia los kurdos, pero también hacia cualquier comunidad que no sea musulmana sunita”. 

En esta situación, “los cristianos sirios solicitan oración”, reportan desde Middle East Concern. Oración para que las autoridades y las fuerzas de combate implicadas en la operación “actúen con moderación, sabiduría y compasión”, y para que las personas desplazadas y las que han resultado heridas “encuentren consuelo, sanidad, provisión y esperanza”. “Que la paz sea restaurada, la dignidad humana sea respetada y que el pluralismo sea preservado y fortalecido en el noreste de Siria y en el resto del país, para el beneficio de todas las comunidades étnicas y religiosas”, remarcan los cristianos en el norte de Siria, que buscan convertirse en “agentes de reconciliación, sanidad, paz y esperanza” en medio de un conflicto que se prevé largo. 

También te puede interesar:
Justin Trudeau gana las elecciones en Canadá pero pierde apoyo popular