Boris Johnson consigue la supresión del Parlamento británico hasta octubre

La historia política del Reino Unido afronta un momento excepcional dentro de la inusual etapa en la que ya está sumergido el país por causa del proceso del Brexit. El primer ministro, Boris Johnson, en el cargo desde hace apenas un mes, ha conseguido que la reina Isabel II autorice la supresión de la actividad parlamentaria entre los próximos 10 de septiembre y 14 de octubre. 

Se trata de una maniobra que busca desencallar la salida del Reino Unido de la Unión Europea con las menos trabas posibles, como es la exposición ante el Parlamento, tal y como ha señalado el propio Johnson. “Tenemos que adelantar nuevas e importante leyes y por eso vamos a tener un discurso de la reina y lo vamos a hacer el 14 de octubre. Ahora tenemos que movernos hacia adelante con un programa legislativo nuevo”, ha remarcado. “No vamos a esperar al 31 de octubre antes de seguir con nuestros planes para llevar este país adelante”, ha insistido. 

El gesto de Johnson ha desatado duras críticas por parte de la oposición y de otros sectores políticos. “Esta maniobra representa un escándalo constitucional”, ha señalado el presidente de la Cámara de los Comunes, John Bercow. También el líder del Partido Laborista, Jeremy Corbyn, ha catalogado de “ultraje” y de “amenaza para la democracia” la suspensión del Parlamento por parte de Johnson “para evitar el escrutinio de sus planes de un imprudente Brexit no pactado”. “Es un intento del primer ministro, que fue electo por número reducido de personas de este país, la membresía del Partido Conservador, para cabalgar sobre el Parlamento y prevenir cualquier debate legislativo que detendría el abandono de la Unión Europea sin acuerdo y todos los problemas que esto causaría”, ha manifestado. 

También te puede interesar:
“Cuanto más callen los cristianos sobre temas controvertidos, más limitado será el espacio para la libertad de expresión”

CARTA DE LOS OBISPOS A FAVOR DE BUSCAR UN ACUERDO

Según publica Christian Today, decenas de obispos habían publicado una carta antes de conocerse la petición de Johnson a la reina, donde afirman, entre otras cosas, que “salir [de la Unión Europea] sin un acuerdo, independientemente de las consecuencias, es poco probable que conduzca a la reconciliación o la paz en un país fracturado”.

“Nuestra principal prioridad política y social debe ser salir bien, prestando una atención especial al impacto de las decisiones políticas en los más vulnerables”, han matizado los obispos que han firmado el documento. 

“LAS IGLESIAS DEBERÁN CONTRIBUIR A UN PAÍS UNIDO DESPUÉS DEL BREXIT”

El arzobispo de Canterbury y máximo representante de la Iglesia de Inglaterra, Justin Welby, ha manifestado que “entre muchos otros, las iglesias deberán contribuir a la emergencia de un país dinámico y unido después de Brexit, independientemente de la manera en la que éste se produzca”. “Cada uno de nosotros debe jugar el rol que pueda en esta labor”, ha insistido. 

Welby, que justo antes del anuncio de supresión de la Cámara de los Comunes había sido escogido por un grupo de parlamentarios para dirigir un foro ciudadano sobre el Brexit, ha llamado a la oración “por todos aquellos que se encuentran en el gobierno, en el Parlamento y en el liderazgo político”. “Oremos por la gente de este país cuyas vidas se verán afectadas en diferentes sentidos por las decisiones que se toman”, ha asegurado.  

El nuevo acuerdo de gobierno en Italia mantendrá al mismo primer ministro

Diversidad de reacciones a la suspensión del Parlamento entre los sectores cristianos británicos