Internacional

Minorías religiosas de Marruecos piden que se garantice la libertad de credo

Representantes de la minorías religiosas en Marruecos celebraron su primer encuentro público en Rabat, donde presentaron un documento en el que reclaman la protección de las minorías y el desarrollo de la libertad religiosa y de conciencia en el país.

El acto fue organizado en la sede de la Asociación Marroquí de Derechos Humanos (AMDH) y contó con la participación de representantes de la minoría cristiana, judía y chií, así como de activistas por los derechos, profesores universitarios y juristas. Según los organizadores, las presiones previas al encuentro hicieron que algunos representantes de otras religiones cancelaran su participación.

PASOS SEGUROS

El comunicado final ha sido definido como “cauteloso” por AFP. “Se contenta con analizar la situación, hacer preguntas y pedir respuestas a juristas ilustrados”.

El comunicado apunta a la necesidad de desarrollar la libertad religiosa y la igualdad de todos los marroquíes independientemente de su credo. En anteriores ocasiones, los cristianos han pedido la apertura de lugares de culto no islámicos, la celebración de sus festivos religiosos, o la libertad para poder desarrollar su fe en el ámbito público o para poder registar nombres cristianos para sus hijos.

El manifiesto también compromete a las minorías religiosas a crear una plataforma común para ir dando forma a un marco legal que permita avanzar en sus reivindicaciones.

AMDH: “EL ESTADO DEBE RESPETAR”

El coordinador del Comité nacional de minorías religiosas, Yawad Hamidi, comentó que “los excesos de derechos humanos que sufren (estas minorías) por parte de los servicios de seguridad y algunos ciudadanos se deben a la ausencia de una ley que garantice su protección”.

“La libertad de expresión, las creencias y la conciencia es un derecho que el estado debe respetar”, dijo Ahmed El Hayej, presidente de AMDH. “La gente debería poder creer en lo que quiere creer, siempre y cuando no viole los derechos de los demás”, dijo.

LIGERO AVANCE DESDE 2011

En el encuentro participaron varios marroquíes cristianos. Chuaib Fatihi, un marroquí convertido al cristianismo, explicó que el rechazo que sufrió por su entorno le obligó a practicar sus ritos en la clandestinidad.

Otro cristiano marroquí, Mohamed Said, añadió que no se considera como una minoría sino como “un ciudadano marroquí que lucha por sus derechos materiales y espirituales” y subrayó que tras la adopción de la Constitución de 2011 ha habido cierta tolerancia con la visibilidad que han empezado a tener las minorías religiosas.

En el mismo sentido, Mohamed Akdid, un marroquí convertido al chiismo, apuntó que antes de 2011 “reinaba el enfoque policial que responde a una mentalidad conservadora” a la hora de tratar con las minorías religiosas.

Según Akdid, hay 8.000 chiíes en Marruecos y añadió que la hostilidad marroquí contra su confesión se debe al conflicto entre Irán y los países del golfo Pérsico.

Said dijo que su deseo es ver en un futuro no lejano reflejada en la Constitución del país la libertad de credo. “En mi opinión, este congreso es un comienzo… un pequeño avance”, comentó el activista cristiano.

DEBATE SOCIAL PENDIENTE

El coordinador del evento considera que tanto el Estado como la sociedad deben avanzar en libertades. “El estado marroquí todavía pone barreras cuando se trata de reformas legales concernientes a las minorías”, dijo a AFP Jawad el Hamidi. “Hay una especie de temor de abrir esta puerta y tener una discusión. Incluso la sociedad civil sigue siendo reacia a hablar libremente sobre este tema”.

Marruecos es un país suní de rito malekí y nunca ha tolerado en su historia conversiones al cristianismo, ni al rito chií, prohibido en el país. Solo admite a la minoría judía, establecida en su territorio desde hace siglos. En conjunto, las minorías religiosas podrían suponer cerca del 1% de la población.

A los extranjeros se les permite practicar la fe cristiana, pero el proselitismo es perseguido con penas de cárcel de hasta tres años.

About the author

helena camargo