Marcha por Jesús reúne dos millones de fieles en Sao Paulo

0
118

Dos millones de brasileños -según los organizadores- han salido a las calles de Sao Paulo para celebrar su fe este pasado jueves 15 de junio bajo el eslogan #YoEncontréaMiRey, en referencia a Jesucristo.

Desde la noche del miércoles la alcaldía cortó algunas de las principales avenidas de la ciudad para celebrar el 25 aniversario de la Marcha por Jesús, el mayor evento religioso del país.

Con un impacto que en nada desmerece del mismísimo carnaval carioca una decena de camiones de sonido desfilaron por la Avenida Santos Dumont hasta los Campos de Marte (norte de la capital paulista) con música góspel y samba-pagode, ritmos pegadizos para letras cien por cien evangélicas.

Acostumbrados a las manifestaciones contra Dilma Rousseff donde un mar de banderas ‘verde-amarelas’ ondeaba a lo largo de la Avenida Paulista, o a las últimas contra el Gobierno de Temer en el que el color rojo del Partido de los Trabajadores (PT) se hacía con el paisaje, en esta marcha no se vieron huellas de política.

“Aquí está el verdadero Brasil, gente más humilde que se manifiesta no por crisis políticas sino para defender sus creencias”, expresaba la profesora de Sociología de la UNIFESP, Esther Solano, que desde 2013 analiza el perfil del público de las diversas manifestaciones que se han dado en la ciudad de Sao Paulo.

El evento fue creado en 1990. En 2009 el ex presidente Luiz Inàcio Lula da Silva aprobó un proyecto de Ley para instituir el Día Nacional de la Marcha por Jesús, sesenta días después del domingo de Pascua. No faltó el apoyo de jugadores de fútbol como Neymar, el técnico del Corinthians, Fàbio Carille, o el sambista Neguinho, de la escuela de samba Beija Flor, una de las más importantes de Río de Janeiro.

Aunque la política no forme parte del contenido de la marcha, los políticos brasileños conscientes de la repercusión del evento no quisieron dejar de promocionarlo. Los vídeos del alcalde de Sao Paulo, Joao Doria, de su homólogo de Río de Janeiro, Marcelo Crivella, o el del diputado evangélico, Marcos Feliciano, fueron los más vistos.

El presidente brasileño, Michel Temer, se quedó sin la oportunidad de venderse ante el público debido a los escándalos de corrupción que le persiguen desde hace semanas que provocaron su veto.

ENCUESTA A LOS ASISTENTES: MENOS TÓPICOS

Aunque se acusa a menudo a los evangélicos de homofobia por su postura ética contraria a las relaciones homosexuales, un estudio durante la marcha coordinado por los profesores de la USP y la Unifesp basado en 484 entrevistas y 4,5% margen de error, encontró que el 77% de los encuestados estuvo de acuerdo con la afirmación “la escuela debe enseñar respeto a los homosexuales”.

En lo que sí coinciden en apreciación con la población general es en la desconfianza hacia los políticos cristianos.

“La baja confianza en los políticos era algo que esperábamos porque la sociedad brasileña como un todo es así”, explica el estudio. “Sin embargo, es notable lo que no confían tampoco en los políticos evangélicos y católicos. Esto demuestra que no es cierto que los evangélicos forman un corral electoral”.