Sociedad

“Invitamos a los jóvenes a descubrir cuál es su identidad en Dios”

Noticia
Written by RobersonLucinda19

En la ciudad gallega de Moaña varios jóvenes de distintas partes del mundo encuentran un lugar donde prepararse para servir a la iglesia. Situada justo frente al mar, en esta casa conviven y aprenden que no hay fronteras para la misión de Dios de llevar el evangelio a todo lugar.

“Juventud Con Una Misión (JCUM) es un ministerio internacional e interdenominacional que está presente en más de 170 países”, explica a Protestante Digital Ricardo Larsen, uno de los responsables de la misión en Galicia. Él es brasileño, como la mitad de los compañeros de misión, unas decena de personas que se han instalado en Pontevedra desde hace pocos meses.

JCUM (conocida también por sus siglas en inglés, YWAM) ha destacado desde su fundación en 1960 por un triple enfoque. Por una parte, el evangelismo, para lo que utilizan todo tipo de herramientas y métodos para comunicar el mensaje de Jesús. En segundo lugar, la acción social, buscando poner en marcha las capacidades de la iglesia para servir y suplir necesidades; y por último el entrenamiento o discipulado, con el que buscan equipar a personas que quieran enfocar de forma más intencional su vida y ministerio.

ESCUELA DE DISCIPULADO

En la sede en Moaña, una ciudad bañada por la Ría de Vigo, está a punto de dar comienzo la segunda Escuela de entrenamiento y discipulado, un programa presencial de cinco meses “enfocado para jóvenes de 18 a… 70 años”, dice sonriendo Ricardo. Durante este tiempo, hay una primera parte más teórica, en la que se enseña “quién es Dios, quién soy yo, y cuál es la misión”. Luego, hay dos meses de práctica en los que los participantes realizan algún viaje y actividades en las que pueden ejercitar lo aprendido. En la anterior edición, los alumnos viajaron a la India; en la que comienza dentro de pocas semanas, se estará apoyando a misioneros en Oporto (Portugal).

La primera edición de la escuela terminó el pasado mes de junio, con una celebración de graduación. / JCUM Vigo

La escuela contó durante la primera edición con seis alumnos, de cuatro países diferentes. “Para esta nueva edición nos gustaría llegar a tener diez personas. Y nos encantaría recibir a personas de España, ya que tenemos un interés especial por bendecir a este país”, explica Ricardo Larsen.

Este interés por España lo muestran de forma práctica. Aunque ya solo con las familias que están en la misión podrían formar una congregación propia, optan por repartirse entre las distintas iglesias evangélicas de la zona, ofreciendo su apoyo y participación activa. Su presencia está siendo de ayuda en actividades evangelísticas y sociales, así como ofreciendo talleres de formación. Por ejemplo, este sábado un equipo de artes circenses brasileño de JCUM estará presentando un espectáculo en Cangas, en colaboración con la iglesia evangélica Revive, una de las iglesias de la localidad.

LA IMPORTANCIA DE LA IDENTIDAD

El próximo 24 de septiembre se iniciará el nuevo curso de la escuela, con un tema especial: “ADN es el nombre de la próxima edición, porque queremos hablar sobre identidad y destino”, nos dice Ricardo, “es decir, quiénes somos nosotros en Dios y cómo podemos ser imagen de Dios en nuestra sociedad”.

En la escuela de discipulado no se pierde la perspectiva de misión como un llamado a todas la naciones. / JCUM Vigo

El director de la escuela cree que muchos jóvenes “no tienen clara su identidad y esto hace que no sepan hacia donde ir y vivir la plenitud de su destino. Si no sabes quién eres, ¿cómo vas a vivir la plenitud de tu destino? Queremos ayudar a la gente a descubrir su potencial y enfocarse”, comenta.

Lo que ahora hace, dirigiendo esta escuela, tiene mucho que ver con su experiencia personal: “Antes de ser protestante, era católico, y pensaba estudiar en un seminario para ser cura. Pero siempre tenía el deseo de involucrarme en la obra pionera. En mi caminar me fui encontrando con amigos protestantes, y a conocer más sobre las misiones. Así llegué a la convicción de ser misionero”, explica Ricardo.

La visión de la escuela “no es solo despertar un interés en las misiones fuera del país, sino en cómo poder servir mejor en el lugar donde cada persona se encuentre”. Por eso, considera que no hay por qué esperar a tener una “inquietud misionera”, sino en que “cualquiera que quiera trabajar en su iglesia, puede aprender aquí, mejorando sus herramientas. La idea es que estos jóvenes puedan ser de bendición donde sea que estén”.

La segunda edición de la escuela de discipulado comenzará el 24 de septiembre, y el deseo de Ricardo es que quienes asistan puedan “comprender su identidad en Dios” porque “esto se transforma en un deseo por escuchar a Dios y obedecerle. Esa es nuestra vida como cristianos. Podemos así disfrutar de la vida de Dios y de su Palabra, y ponerla en práctica”.

Más información sobre la escuela de discipulado en la web de JCUM Vigo

About the author

RobersonLucinda19