Ciencia

“Debemos plantar cara al consumismo, el derroche y la destrucción medioambiental”

Noticia
Written by RobersonLucinda19

El bello parque nacional de la región de los “Préalps D’Azur” (Francia) acogerá un congreso europeo cuyo objetivo es “ofrecer una enseñanza bíblica sólida, una ciencia exacta actual y conocimientos sobre lo que se puede hacer de forma práctica” en el área del cuidado de la creación.

Personas de más de diez países formarán parte del congreso regional europeo sobre el cuidado de la creación (Lausanne WEA European Regional Creation Care conference) en las colinas de Niza, del 10 al 14 de septiembre.

Los seminarios y talleres interactivos irán enfocados a compartir conocimiento e ideas, y además se reservará un tiempo para reunirse en grupos nacionales “para pensar sobre cómo marcar la diferencia juntos en relación con el cuidado de la creación al volver a nuestros lugares de procedencia”.

Junto a los demás, también participarán los teólogos Chris Wright (Reino Unido) y Rosalee Velloso-Ewell (Brasil), los científicos Deepa Senapathi (India) y Marcial Felgueiras (Portugal), y otros expertos de este campo como Ruth Valerio (Reino Unido), Andy Atkins (Reino Unido), Max Boegli (Suiza) y Ed Brown (Estados Unidos), además de Dave Bookless (Reino Unido). 

Dave Bookless habló con Evangelical Focus sobre la visión que hay detrás de dichos encuentros.

Pregunta. ¿Cómo puede un (pequeño) congreso como este causar un impacto grande en las iglesias de Europa y en su entendimiento sobre el cuidado de la creación?

Respuesta. No nos preocupa empezar siendo pequeños, pues la mayoría de los movimientos que han cambiado el mundo (y la iglesia) han empezado siendo minúsculos, pero con la bendición de Dios hemos conseguido un impacto importante: ¡piensa en los granos de mostaza, la levadura y el impacto de los pocos reformadores de hace 500 años! El objetivo final de la conferencia es que la gente se lleve consigo lo que ha aprendido y lo comparta para hacer posible que haya movimientos evangélicos nacionales sobre cuidado de la creación.

Esperamos que haya unos 80 o 90 en la conferencia, y nuestra esperanza realista es que eso lleve a impactar quizás a unos 10 o 12 países europeos de los que tenemos buena representación. 

P. ¿Qué esperas que se lleve a su país la gente que asista al congreso?

R. Nuestro deseo es que la gente que asista vuelva equipada en cuanto a enseñanza bíblica sólida, ciencia exacta actual y conocimiento sobre lo que pueden hacer de forma práctica, así como volver inspirados por los demás al compartir anécdotas sobre lo que está ocurriendo acerca del cuidado de la creación en Europa y más allá.

P. Los cristianos llevan diez años o más escuchado muchas cosas acerca del cambio climático, sobre el reciclaje, la huella de carbono, etc. Pero, ¿qué necesitamos “escuchar” o “ver” para empezar a pensar en serio sobre el cuidado de la creación en las comunidades de nuestras iglesias?

R. Estoy de acuerdo con lo de que hemos recibido mucha información sobre estos temas, pero lo que suele faltar es una visión que coloque esto en el centro del discipulado, alabanza y misión diarios. 

Necesitamos ver y compartir ejemplos de cristianos con estilos de vida radicalmente diferentes y centrados en Jesús, e iglesias que hagan cosas de forma diferente integrando el cuidado de la creación en su alabanza y ministerio, además de buscar la bendición de Dios en relación con la profundidad y alcance de tal impacto. La iniciativa de Iglesia Ecológica del Reino Unido es un ejemplo motivador, con más de 650 iglesias que avanzan hacia una integración del cuidado de la creación en sus vidas.

Imagen satelital del huracán Irma. / NOAA

P. El lema de la conferencia de este año es God’s World, God’s Word, God’s Work (El mundo de Dios, La palabra de Dios, La obra de Dios). ¿Por qué?

R. Hemos utilizado este lema compuesto por tres frases, sugerido originalmente por el líder cristiano indio Dr Ken Gnanakan, para nuestros cuatro congresos regionales de todo el mundo, de los cuales este es el 8º realizado en el 5º continente. Nos ha parecido que resume a la perfección los conceptos siguientes: el desafío al cual nos enfrentamos en relación al daño que hacemos al mundo de Dios a través de la codicia y los excesos, el llamado bíblico de la Palabra de Dios de ver la creación hecha por y para Cristo, cuidarla en su nombre, y dar con respuestas creativas que están proporcionando ya muchos cristianos de todo el mundo, ya sea a través de agricultura sostenible, energía verde, cambios en su estilo de vida, protección de la vida salvaje o educación medioambiental. 

P. Varios grupos (Lausanne, EEA, A Rocha…) están trabajando juntos para esto. ¿Crees que el cuidado de la creación es un ejemplo de una buena cooperación evangélica global? ¿Qué pueden aprender de vuestra forma de trabajar otras iniciativas centradas en ese tema?

R. Sí, nos han hecho saber que el grupo LWCCN, formado por Lausanne / World Evangelical Alliance Creation Care Network (Red mundial de la Alianza Evangélica para el cuidado de la creación), es el más activo y efectivo de los 30, además de los grupos de conexión Lausanne. Hemos hecho esto pasando por escasez, estando todos apoyados por otras organizaciones: algunas como A Rocha y Care of Creation, que proporcionan unas cantidades de tiempo y energía impresionantes; otros como EEA, Tearfund y muchas organizaciones de misiones que comparten recursos, habilidades y contactos. Hemos tenido que abandonar cualquier tipo de tendencia que lleve a la competitividad, reconociendo que es la obra de Dios y que el reto es urgente. 

P. ¿Hay algo más que quieras compartir?

David Bookless.

R. La iglesia global cristiana debe tomar una decisión. O bien nos centramos en un “evangelio espiritual” sobrenatural, escapista y que ve los cambios grandiosos a los que nos enfrentamos globalmente como algo de lo que escapar, o bien nos tomamos a Jesús como dice en su palabra, mientras oramos y trabajamos para el reino de Dios “en la tierra como en el cielo”. Si creemos que Jesús es el Señor, tenemos que plantar cara al consumismo, al derroche y a la destrucción medioambiental de los cuales formamos parte, porque la tierra y todas sus criaturas tienen un valor intrínseco y pertenecen a Jesús. Esta es una nueva reforma, pero no menos bíblica ni menos urgente que la que cambió a Europa hace 500 años.

About the author

RobersonLucinda19