Ultima Hora

¿Cuáles son los Peligros de Abandonar la lectura de la Biblia y la Oración?

Cuándo la vida comienza a complicarse y necesitamos descartar algunas cosas de nuestras agendas, es difícil negar que nuestro único tiempo con Dios es de lo que primero que nos deshacemos. Antes de dejar trabajos pendientes, algún hobby, las redes sociales o alguna película, solemos abandonar más fácilmente la lectura de la Biblia y la oración.

Conocemos la importancia de pasar tiempo con Dios ya que es lo que nos han enseñado. Pero, ¿realmente conocemos el costo de dejar pasar nuestro tiempo con Dios? Cuando nos conectamos con Dios primero, se abren puertas a grandes experiencias de superación y libertad. Cuando no lo hacemos, nosotros mismos nos exponemos a ciertos peligros.

Aquí mostraremos 5 peligros a los que quedamos expuestos por dejar pasar nuestro tiempo a solas con Dios.

1. Desorden Interno

Dios puede que no siempre haga algo con nuestras circunstancias exteriores cuando leemos su palabra y oramos, pero su palabra siempre hace algo en nosotros internamente. Recibimos el fruto del Espíritu cuando nos conectamos con Dios en la palabra y en la oración. Filipenses 4:7 dice “Y la paz de Dios, que sobrepasa todo entendimiento, guardará vuestros corazones y vuestros pensamientos en Cristo Jesús.”

2. Falta de Dirección

El Salmo 119:105 dice “Lámpara es a mis pies tu palabra, y lumbrera a mi camino.” La palabra de Dios no sólo es un libro de reglas. Es además un mapa que nos guía a través de las vueltas y las encrucijadas de la vida. Cuando leemos la palabra de Dios y pasamos tiempo con Él en oración, obtenemos dirección y propósito.

3. Incapacidad para luchar contra la Tentación

El ser parte del cuerpo de Cristo sólo alienta al enemigo a acercarsenos y tentarnos mucho más. Pero el luchar contra el pecado se vuelve mucho más fácil cuando estamos en contacto con Dios diariamente. Santiago 4:7 dice, “Someteos, pues, a Dios; resistid al diablo, y huirá de vosotros.”

4. Menos sensibilidad para con Dios

¿Alguna vez quisiste oír de Dios directamente pero no pudiste? Eso se debe a que has desatendido tu tiempo de comunión con Él. La comunión no es una ciencia difícil de entender. Sólo requiere constancia y una comunicación sin impedimentos. De la misma forma que pasa con nuestras relaciones con nuestros amigos pasa con nuestra relación con Dios.

5. Pérdida del apetito por los Tesoros de Dios

Mateo 6:20 nos advierte, “sino haceos tesoros en el cielo, donde ni la polilla ni el orín corrompen, y donde ladrones no minan ni hurtan.”

La palabra de Dios y su presencia es la principal fuente de los tesoros celestiales de Dios. Cuando leemos su palabra y entramos en comunión con Él nos exponemos más a las cosas celestiales y así crece nuestra pasión por Él. Cuando no lo hacemos, comenzaremos a desear más las cosas del mundo y a dejar de lado las cosas de Dios.

Fuente: Christian Today

About the author

Johns24Cassandra