Ultima Hora

¿Acaso Donald Trump es seguidor de la Teología de la Prosperidad?

Cuando se trata de comprender la naturaleza de la fe del Presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, uno podría ser excusado si no tiene la más absoluta idea de dónde empezar.

Trump es de cierta forma complicado de comprender. El continúa manejandose de una manera inmadura y usualmente poco ortodoxa, y sin embargo aún mantiene el apoyo de muchos evangélicos que piensan que es un hombre íntegro y de una firme fe en Dios. Ahora bien, ¿Acaso el presidente Trump apoya el Evangelio de la Prosperidad?

Ciertamente tiene lazos muy firmes con la pastora Paula White, de una mega iglesia en Florida. White abiertamente abrazó la enseñanza de la prosperidad hace un tiempo. Pero siendo honestos acerca de White, posteriormente trató de desligarse de la Teología de la Prosperidad, para finalmente abrazar y reconocer la necesidad de una Teología del Padecimiento. Pero, ¿ha estado Donald Trump demasiado tiempo bajo las enseñanzas del Evangelio de la Prosperidad?

“Definitivamente a Trump le atrae la parte de la cristiandad que predica el poder personal y la prosperidad en este mundo”, dijo el conocido escritor Stephen Mansfield en una entrevista reciente con el medio Christianity Today.

“Parte de estas precondiciones vienen a partir de años y años de escuchar sermones de Norman Vincent Peale, quien escribió el libro ‘El poder del pensamiento positivo’”, aseguró el escritor.

“Peale privadamente creía en la cristiandad del ‘nuevo nacimiento’, pero Trump se alimentó del caudal del pensamiento de Peale aunque el mismo se trata esencialmente de una filosofía motivacional secular. Trump se ve a sí mismo como un hombre religioso y ve su propio éxito como el resultado de vivir ciertas reglas y principios religiosos los cuales no se encuentran en el corazón del Evangelio”, continuó Mansfield.

La nota al Christianity Today continuó explicando varios aspectos de por qué piensa el escritor que los evangélicos escogieron a Trump como presidente. Si gustan ver la nota, aquí está (en inglés):

Fuente: Hello Christian

About the author

helena camargo