¿1+1 = D(i)os?

0
19

En un artículo publicado en The Conversation, el profesor de Política Pública cita a los clásicos de las matemáticas como Newton o Einstein, así como a varios pensadores contemporáneos para argumentar por qué Dios muy probablemente existe.

El profesor de Política Pública de la Universidad de Maryland Robert Nelson asegura poder justificar la existencia de Dios. Y ha basado su conclusión en las ciencias matemáticas.

En contra de la opinión del conocido científico Stephen Hawking de que “No hay ningún Dios” Nelson pone como ejemplo el caso de Isaac Newton, quien “tras grandes esfuerzos para encontrar una explicación científica de los fenómenos que estudiaba, terminó afirmando que estos eran voluntad divina”. En otras palabras, el autor estima que se necesita de “la existencia de algún tipo de Dios” para hacer comprensibles las bases matemáticas del universo.

Además, el especialista cita al físico y matemático Eugene Wigner, ganador del premio Nobel por su contribución a la teoría del núcleo atómico y de las partículas elementales: “La enorme utilidad de las matemáticas las acerca a lo misterioso y no hay explicación racional para ello”.

Es decir, “se necesita la existencia de una especie de Dios para comprender los fundamentos matemáticos del Universo“, asegura Nelson.

LAS MATEMÁTICAS Y LOS OTROS MUNDOS

El profesor fundamenta sus ideas en la visión del físico británico Roger Penrose, que plantea la idea de que “el universo está compuesto de tres mundos independientes, el matemático, el material y la conciencia humana”, que interactúan entre sí constantemente.

En relación al último de estos mundos, el autor subraya que “el trabajo de esta es similarmente milagroso”. “Al igual que las matemáticas, la conciencia no posee presencia física en el mundo, las imágenes y los pensamientos en nuestra conciencia no tienen dimensiones medibles”, agrega el autor.

El docente en la Universidad de Maryland explica que a pesar de que numerosos científicos materialistas defienden la inexistencia del mundo no físico de la conciencia humana estos no han podido probar sus hipótesis. Hecho que según su opinión reafirma el carácter sobrenatural de la conciencia humana, lo que aumenta las probabilidades de la existencia de un Dios sobrenatural.

“¿Cómo pueden los átomos y las moléculas físicas, por ejemplo, crear algo que existe en un dominio independiente y que no tiene presencia física, como es la conciencia humana? El funcionamiento de la conciencia humana es milagroso“, explica el universitario.

Nelson señala que nuestros pensamientos no físicos, de manera misteriosa guían las acciones de nuestro cuerpo humano: “Yo diría que el carácter sobrenatural del funcionamiento de la conciencia humana añade motivos para aumentar la probabilidad de la existencia de un Dios sobrenatural“.

LA ENERGÍA DEL CRISTIANISMO

Asimismo, Nelson recuerda que ha habido teorías económicas que trataron de convertir la religión en una especie de ilusión llegando a plantear la instauración de un supuesto cielo en la tierra, como el marxismo.

“El cristianismo, diría yo, no ha desaparecido tanto como reapareció en muchas otras formas de ‘religión secular'”, afirma el profesor en contra de las afirmaciones de que el número de creyentes a escala global está disminuyendo.

“Que la esencia cristiana, como se presentó fuera del judaísmo, haya mostrado tanta energía de manera que aún permanece en medio de los extraordinarios y radicales cambios políticos, económicos, intelectuales y otros de la época moderna, es otra razón por la que pienso que la existencia de un Dios es muy probable“, finaliza el autor.